EL PODER DE LA MENTE: PROFECIA AUTOCUMPLIDA

El poder de la mente¿Alguna vez has tenido una creencia sobre algo y finalmente se ha cumplido? ¿Pensabas que una persona se portaría mal contigo y al final así ocurrió? ¿Has pensado que algo saldría mal y así ha sido?

Bien, hoy voy a hablaros de ese poder que tiene nuestra mente para convertir una falsa creencia en un hecho real, se conoce como profecía autocumplida. A continuación os dejo un texto que explica bien el tema de hoy.

Un chico que iba conduciendo su coche por una carretera solitaria, de pronto pinchó una rueda y tuvo parar a cambiarla. Resulta que no tenía gato y no le quedó más remedio que dirigirse a la casa más cercana para pedir uno. Con el cabreo propio de la situación, emprendió el camino hacia la casa y, claro está, su mente algo cabreada no dejaba de funcionar:

-Maldita rueda ¿por qué ha tenido que reventar ahora?, y para colmo que el señor de la casa no tenga gato ¡Estaría bueno! o que sea un raro de estos que no hablan con nadie… seguro que el tío es tan desagradable que encima de la caminata ni me deja el gato ni nada…. si es que seguro que es un huraño… ¡Maldita sea! ¿por qué me tiene que tocar a mi toda la gente rara? Voy a llamar y me va abrir la puerta muy enfadado, me va a decir que no son horas de molestar y que no me deja el gato. ¡Será idiota el tío! ¡VERÁS TU COMO AL FINAL ME VUELVO SIN EL GATO!

En su conversación consigo mismo no se dio cuenta de que ya había llegado a la puerta de la casa y muy enfadado llamó a la puerta con gran brusquedad, como si no hubiera mañana. Sobresaltado un hombre preguntó en voz alta:- ¿quién anda ahí?- a la vez que abrió la puerta.  Sin más el chico le contestó: ¡Métete tu puñetero gato por donde te quepa! Y sin mediar más palabra  se dio la vuelta pensando que el viejo huraño le había tratado de una manera muy desagradable y ¡VOLVIÓ A SU COCHE SIN EL GATO!, como él ya se había imaginado…

Y este el poder que tiene nuestra mente, a todos alguna vez nos ha ocurrido que cuando sucede algo malo pensamos “si ya lo sabía”, pero lo que no nos paramos a pensar es que puede que eso haya llegado a ocurrir precisamente porque nosotros hemos provocado que así fuera. En el caso que se expone en el texto se puede comprobar a qué me refiero, después de que el chico  sopese todo lo malo que puede pasar, finalmente el poder de su mente se proyecta en su conducta, de manera que el enfado que le generan los pensamientos negativos de lo que puede ocurrir provoca que actúe acorde a esas especulaciones y, por tanto, se cumplan todas sus profecías.

Esta situación nos ocurre más veces de las que imaginamos, al pensar en las posibilidades que hay de que algo malo ocurra proyectamos en nosotros una actitud que nos lleva a que así sea. Lo fundamental que hoy os quiero transmitir es que si esos pensamientos los convertimos en positivos, entonces estaremos proyectando una actitud positiva y nuestra profecía se cumplirá de la misma manera. Si el chico hubiera ido pensando en las posibilidades que hay de que le abra la puerta una persona amable, que se trate de alguien que quiera ayudar, que las personas tienen predisposición a ayudar cuando alguien está en apuros, etc. Entonces su actitud hubiera sido mucho más cortes y amable  y habría muchas posibilidades de que hubiera recibido un trato cordial y, en definitiva, la ayuda que buscaba.

Si pensamos que las cosas pueden ir mal, nuestra mente se va a apoderar de nuestros actos, vamos a comportarnos acorde con esas creencias y todas nuestras profecías se irán cumpliendo. Estemos atentos, porque transformando esos pensamientos o por lo menos minimizándolos, estaremos controlando el poder de nuestra mente.

Tus pensamientos se proyectan en tus actos, si eres capaz de convencer  a tu mente de que algo puede ir mal también podrás hacerlo de que algo puede ir bien. No descuides tus creencias porque pueden llegar a determinar tu conducta, si crees que no puedes efectivamente no podrás, por eso, hoy te ánimo a que creas que si puedes, que si llegas y que si alcanzas, de esa forma lo lograrás. Eres tú el dueño de tus pensamientos y de tus actos, no dejes que escapen a tu control, recuerda minimizar aquellas creencias que puedan perjudicarte, no esperes a que se cumplan, actúa sobre ellas y controla, valora que si algo puede ir mal es porque también puede ir bien, no determines tú como se resolverá, permite que las cosas sigan su curso y mientras tanto, rodéate de pensamientos que te ayuden a conseguirlo, no lo olvides, aquello que no suma, resta.

Recuerda: Acostumbra a tu mente a pensar en positivo, valora las posibilidades de que las cosas puedan salir bien, no minimices las probabilidades de aquello bueno que pueda ocurrir. No permitas acomodarte a pensar que las soluciones no están a tu alcance, estima siempre el porcentaje de éxito en aquello que haces, por mínimo que sea, atiéndelo. Concentra tu mente en lo que sí puedes conseguir, en aquello que sí puede salir bien. Dispón  tu mente a pensar  en positivo, lucha por lo aquello que deseas, confía en tus posibilidades, ponte en marcha, ten determinación, confía y alienta tus creencias, no olvides que lo que tú pienses de lo que puede ocurrir puede determinar que así sea. Si crees que eres capaz, entonces, serás capaz. 

No digo que sea fácil, digo que podemos intentarlo.

Laura Plaza Sacarrera

2 Comments

  1. Me encanta Laura, muy curioso e interesante todo lo que cuentas. Transmites muchísimo con tus palabras, me gusta mucho como escribes, gracias por darnos tanto. Un beso

    Reply
  2. Muchas gracias por hacernos parar a pensar en esto, muy pocas veces somos conscientes de la influencia que tienen nuestros pensamientos en nuestro comportamiento. Tus reflexiones son excelentes y de gran ayuda!

    Reply

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *