EL VERDADERO SIGNIFICADO DE LA EMPATÍA

Las tres mariposasLa empatía es un término que cada vez se utiliza con más frecuencia pero no siempre se conoce cuál es su verdadero significado. Para poder hacernos una idea de en qué consiste la empatía,  quiero compartir con vosotros un breve cuento  que nos permite entenderlo mejor:

En el reino de las mariposas, el rey vio algo que relumbraba a lo lejos. Entonces quiso saber de qué se trataba. Envió a una mariposa a que investigara. La mariposa fue y desde lo alto observó, volvió y le dijo al rey: “es una luz pero no sé de dónde nace”. El rey no se quedó tranquilo ante tal respuesta y envió a otra para que se interesara por aquello que relumbraba. La mariposa fue, descendió hacia la luz,  volvió con las patitas un poco quemadas y le dijo al rey: “es la llama de una vela”. El rey no se quedó tranquilo aún y volvió a mandar a una tercera mariposa. La tercera fue, pero no regresó. Sólo se percibió de ella el olor a chamusquina. La mariposa se había acercado tanto al fuego que se había quemado.

Una de estas tres mariposas representa realmente el significado de la empatía. ¿Cuál dirías tú qué es?

La primera mariposa fue y observó lo que ocurría pero realmente no se acercó lo suficiente para saber qué era realmente aquello que brillaba.  La distancia no nos permite conocer realmente qué está ocurriendo. Si verdaderamente queremos saber que le ocurre a una persona tendremos que acercarnos a ella, si no, nos pasará como a esta mariposa, sabremos que algo ocurre porque fuimos hacia el lugar pero no sabremos realmente qué está sucediendo.

La tercera mariposa sí que se acercó, se acercó tantísimo que se quemó con la llama de la vela. Si nos aproximamos demasiado no podremos hacer mucho por la otra persona, nos veremos inundados por su situación. Si hacemos del problema de la otra persona nuestro problema, si lloramos y sufrimos como lo hace ella no significa que sepamos entender mejor lo que ocurre, quiere decir que su dolor se ha hecho nuestro dolor y nos hemos “quemado” con ella, como le ocurrió a esta mariposa.

Comúnmente se concibe la idea de que la tercera mariposa es la verdadera empatía, que si queremos entender a alguien tenemos que vivirlo como él lo viva, llorar como él llora y sufrir como él sufre y solo así podremos comprender su dolor y ayudarle. Bien, pues de esta idea equivoca nace mi interés por compartir hoy este texto.

La verdadera empatía es la segunda mariposa. Tenemos que acercarnos lo suficiente para conocer el problema, entender cómo se siente y así, desde nuestra posición y desde la comprensión podremos ayudarle. Ponernos en el lugar del otro implica entender cómo se puede sentir esa persona dada su situación, nos permite hacernos a la idea de cómo nos sentiríamos nosotros si viviéramos esa circunstancia, conocemos cuál es su problemática y qué le preocupa, como hace la segunda mariposa, “nos quemamos las patitas”. Resulta fundamental mantener la suficiente distancia como para no asumir su dolor, pero acercarnos lo suficiente como para entenderlo. En definitiva, somos empáticos  cuando somos capaces de captar lo que siente el otro. La empatía exige ser capaz de captar los sentimientos ajenos, pero se trata de una actitud no de un sentimiento.

Os impulso a ser empáticos, a ponernos en el lugar del otro, entender cómo se siente pero siendo cuidadosos con las distancias, sin llegar a “quemarnos”.

Es una ardua tarea poner en práctica la empatía dado que no solo implica ponerte en su situación y captar sus sentimientos, también supone entender que su dolor se ajusta a sus necesidades y que no tienen por qué ser las tuyas, que sus principios pueden diferir de los tuyos y por ello, si verdaderamente deseas ser empático con alguien, entiéndele y respétale, pero hazlo desde su escala de valores, no desde la tuya.  Evitemos frases como: “eso no es para tanto”, “a mí también me ha pasado y no es para estar así”, “pasa de ello, no lo pienses”… Si nos disponemos a entender, hagámoslo bien.

No digo que sea fácil, digo que podemos intentarlo.

Laura Plaza Sacarrera

11 Comments

  1. Un precioso cuento convertido en la mejor forma para comprender la empatía, y sobre todo, revisarse por dentro. Muchas Gracias por compartir. Aprendo de cada post. ¡Queremos más!

    Reply
    • Gracias Paloma, recibo tus palabras con el cariño que se merecen.Un fuerte abrazo

      Reply
  2. Buen texto, como los anteriores que has ido publicando, enhorabuena 🙂

    Reply
    • Muchas gracias, eres muy amable. Un abrazo Miguel-A.

      Reply
  3. Un auténtico lujo poder aprender e intentar mejorar como personas gracias a tus blogs.

    Sigue así!! Ya tienes un seguidor más 🙂

    Reply
    • Gracias Miguel, bonitas palabras, estoy muy agradecida. Un fuerte abrazo.

      Reply
  4. Fan d tus historias y ejemplos! M encanta!!!

    Reply
    • Muchas gracias Cristina, un placer para mí. Un abrazo.

      Reply
  5. Muchas gracias por el artículo. Gran ejemplo para ponerlo en práctica.

    Reply
    • Muchas gracias a las dos, resulta muy gratificante leer vuestras palabras. Vuestro interés y motivación tiene mucha importancia en la forma que entendéis estos artículos. Un abrazo fuerte.

      Reply
  6. Muchísimas gracias Laura, es increíble la capacidad que tienes para explicar de una manera tan sencilla y cercana conceptos tan complejos como en este caso, la empatía.

    Reply

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *