Autonomía y Adquisición de Hábitos

Autonomia y adquisición de hábitos

APRENDER A COMER, A IR AL BAÑO, A DORMIR…

Los hábitos son comportamientos más o menos complejos, adquiridos por repetición de una misma conducta, generalmente en un largo proceso y que facilitan la adaptación de una persona a una sociedad determinada. La repetición de rutinas genera hábitos. Los padres son los que marcan las rutinas de los hijos, los encargados de poner orden en su pequeño mundo para hacerlo seguro y predecible a través de la repetición de rituales que el niño asocia a cada actividad cotidiana. Mantenerse firme y constante en cada instauración del hábito respetando las rutinas ayuda a prevenir y controlar conflictos como: manipulaciones, miedos, obesidad o comportamientos inadecuados.