LA IMPORTANCIA DE LA LECTURA

526742bc95d3044b0d59909106c1550eLos niños hoy en día están tanto o más ocupados que los adultos, colegio, deberes, actividades extra-escolares…casi no tienen tiempo para jugar y dejar volar su imaginación. Llegan a casa del colegio y se ponen a hacer los deberes y si tienen un ratito juegan, pero no suelen coger un libro. Tienen asociado el hecho de coger un libro y leer con una obligación, como una actividad aburrida.

En realidad es un gesto muy sencillo, coger un libro y sentarse a leer, el problema es que es un hábito que no se fomenta desde pequeños. Cada vez es más común que los niños tengan su primer contacto con la lectura en el colegio, por lo que a partir de ese momento los libros pasan a ser una actividad escolar, no una diversión.

Una tarea fundamental para los padres es potenciar la lectura en sus hijos, hacer que ésta se convierta en un hábito, un momento de desconexión, diversión y aprendizaje. Las ventajas que tiene la lectura son infinitas, pero las más importantes para los más pequeños es que enriquecen su vocabulario, cometen menos faltas de ortografía, despierta su imaginación, potencia su creatividad, desarrollan su agilidad mental, aumenta su atención y concentración…

Al fin y al cabo los padres son los primeros “modelos” de los niños y la mayoría de las veces los más influyentes, por lo que si desde pequeños ven como en casa hay libros, ven a papá o a mamá leyendo, ellos también van a querer hacerlo.

Los niños son como esponjas, lo absorben todo y su curiosidad es infinita, por lo que el hecho de sentarse con ellos a leer un libro juntos puede ser una actividad muy placentera para ambos. Aunque el niño todavía no sepa leer se le pude iniciar en esta actividad, hay infinidad de libros que se les puede leer y que ellos mismos pueden ir siguiendo la historia observando los dibujos.  Con el paso del tiempo al adquirir el hábito ya lo harán por sí mismos y seguirán disfrutando y dejando volar su imaginación.

Al principio basta con dedicar algunos minutos al día a la lectura, con el tiempo se irán alargando. Es importante reforzar esta conducta, hacer que el niño la vea como algo divertido, como un juego, no como un castigo.  Se empezará por los clásicos libros ilustrados que estimulan sus sentidos a través de formas, colores, texturas…hasta continuar por libros específicos para cada franja de edad.

Además de cómo hemos mencionado anteriormente, los libros también son una fuente de aprendizaje que pueden ayudar al niño a conocer mejor cómo se siente, qué le ocurre y saber expresarlo. Además de una actividad divertida también puede ser instructiva.

Os dejamos una serie de recomendaciones en las que se trata el tema de las emociones, con estos libros los niños aprenderán a diferenciar las diversas emociones, saber cómo se sienten en cada momento y poder expresarlo.

  • Emocionario (Palabras aladas)

El Emocionario describe de forma sencilla más de 40 estados emocionales, de tal forma que enseña a identificarlos y así poder expresar cómo nos sentimos. Es una especie de diccionario sobre las emociones. Este libro no tiene una franja de edad específica, sino que pueden leerlo desde niños hasta adultos. Para niños de 3 a 6 años por ejemplo se empieza con las emociones más sencilla (vergüenza, odio, felicidad…) y haciendo hincapié en las ilustraciones. A medida que va aumentando la edad de los niños se van abordando emociones más complejas. Una actividad muy recomendable es realizar esta lectura en familia y poner ejemplos de situaciones vividas en las que se han experimentado esas emociones. Que los niños vean que sus padres también han sentido miedo, vergüenza…les ayuda a normalizar lo que sienten y por tanto expresarlo mejor.

  • El monstruo de colores (Ana Llenas)

El protagonista de este libro es un monstruo que no sabe lo que le pasa, está confundido y no sabe cómo se sienten. Una niña le ayudará a solucionarlo y a ordenar sus emociones y entenderlas.  El monstruo se ha vestido de muchos colores y no sabe por qué, la niña le ayuda a identificar cada color con una emoción. Es un libro que trata diferentes temas, por un lado rompe con el esquema de que el monstruo es malo y asusta a la niña, trabaja las emociones, las sensaciones y los colores.

Para empezar fomentando la lectura y haciéndoles ver que es algo divertido, como un juego os proponemos el siguiente libro:

  • Un libro (Herve Tullet)

Al abrir este libro solo se ve un círculo amarillo sobre la página en blanco. Entonces, se invita al lector a pulsar ese círculo con el dedo y averiguar qué ocurre. ¿Qué niño curioso podría resistirse a semejante desafío? Para saber la respuesta simplemente hay que dar la vuelta a la página… ¡Y así empieza la magia! Círculos rojos, amarillos y azules se desdoblan, cambian de lugar, se colocan en fila, crecen… Incluso están a punto de caerse por el borde del libro o volar hasta desaparecer. Todo depende de lo que el niño haga, si los aprieta, los frota, sopla sobre ellos o los agita. Este baile de círculos se va encadenando en una divertida complicidad con el lector de una forma espectacular y sorprendente.

Si sales ileso de un libro es que nunca has entrado.

Claudia Huelves Pérez

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *