LO IMPORTANTE NO ES LO QUE TE DA LA VIDA SI NO LO QUE TÚ HACES CON LO QUE TE DA LA VIDA

Qué haces con lo qu la vida te daHoy quiero compartir este relato para que recordemos qué quiere decir que lo importante no es lo que te hicieron, lo que importa es lo que haces tú con lo que te hicieron.

Érase una vez dos hermanos gemelos criados en el mismo hogar, por el mismo padre. Compartían la dura experiencia de crecer bajo la tiranía, las injurias y los golpes de un padre alcohólico, autoritario e irresponsable. Frecuentemente el padre tenía problemas con la policía.
Uno de los hermanos dejó la escuela y se convirtió en alcohólico. Se casó y actuaba como su papá con su familia, maltratándola. Apenas trabajaba y en repetidas ocasiones tenía problemas con la policía. Una vez, le preguntaron por qué actuaba de esa manera. Él contestó:
– Con un padre y una infancia como la que tuve, ¿Cómo hubiera podido ser distinto?
El otro hermano, a pesar de la misma educación difícil, nunca dejó de estudiar. Se casó y era un esposo atento y un buen padre. Se volvió un empresario de éxito y un hombre con valores, que aportaba mucho a su comunidad.
Un día le preguntaron a qué atribuía el éxito que había tenido en su vida. Él respondió:
– Con un padre y una infancia así, ¿Cómo hubiera podido ser distinto?

Habiendo recibido exactamente lo mismo, cada hermano decidió qué hacía con ello. Precisamente eso es lo que hoy pretendo plantearos, ¿Qué postura elegimos? ¿Nos resignamos a lo que vamos recibiendo? ¿o damos una lección a la vida transformando todo aquello que nos ocurre en una oportunidad de aprendizaje y mejora personal?.
Si echamos un vistazo a nuestro alrededor podemos encontrarnos los dos ejemplos del relato. Es frecuente observar personas que necesitan mucho para hacer muy poco y sin embargo, es sorprendente encontrar personas que son capaces de hacer maravillas con lo poco que tienen.
Es apasionante ver a personas que aceptan, asumen y reconocen lo que tienen sin mirar con recelo qué tienen los de su alrededor. Existen personas que se alegran sinceramente de los triunfos de otras a pesar de que ellos necesitan de ese éxito. Existen personas que no tienen lo que tú tienes pero que no envidian y disfrutan con tu felicidad sencillamente porque te quieren. Existen personas que respetan tus quejas aunque para ellas disten mucho de ser un problema. Existen personas que con un puñado de arena te construyen un castillo y te enseñan cuánto se puede hacer con muy poco. Existen personas que a pesar de las carencias de sus vidas sonríen, viven, sienten y aman y lo hacen intensamente. Esas personas son realmente dueñas de sus vidas, son el segundo hermano de la historia, transforman todas las adversidades en un potencial cargado optimismo y ganas de llegar más lejos, afrontan y consiguen porque no se resignan a lo que les ha tocado vivir si no que hacen maravillas con ello.
Hoy he querido brindar un pequeño homenaje a todas estas personas que nos dan una lección cada día y os invito a todos a intentar poco a poco tomar las riendas de nuestra vida y hacer con ella NO lo que nos viene dado si no lo que de verdad queremos hacer.
No digo que sea fácil, no digo que lo vayamos a conseguir hoy pero sí que lo intentemos porque con el intento ya habremos dado un paso importante.
Laura Plaza Sacarrera

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *