NO OLVIDES LO PRINCIPAL

No olvides lo princialCuenta la leyenda que una mujer pobre y con un niño en brazos, pasó delante de una caverna y escuchó una voz misteriosa del interior, que le decía:
– Entra y toma todo lo que desees, pero no te olvides de lo principal. Recuerda algo: después que salgas, la puerta se cerrará para siempre. Por tanto, aprovecha la oportunidad, pero no te olvides de lo principal…
La mujer entró en la caverna y encontró muchas riquezas. Fascinada por el oro y por las joyas, puso al niño en el sueño y empezó a reunir, ansiosamente todo lo que podría en su delantal. La voz misteriosa habló nuevamente.
– Tienes sólo ocho minutos.
Agotados los ocho minutos la mujer, cargada de oro y piedras preciosas, corrió hacia fuera de la caverna y la puerta se cerró…Recordó entonces que el niño quedó adentro y la puerta estaba cerrada para siempre. La riqueza duró poco y la desesperación…,¡para el resto de su vida!

¿Sorprendente? Pues en ocasiones lo mismo nos ocurre a nosotros. El ritmo de vida de la actualidad muchas veces nos desvía la atención de lo principal. Vamos con prisas y con listas de cosas por hacer que ocupan nuestra mente y nos dificultan recordar qué es verdaderamente importante. Pensamos que más adelante habrá tiempo de encargarse de lo principal pero que ahora hay cosas que urgen y que reclaman nuestra atención: la ganancia, la riqueza y los placeres materiales nos fascinan tanto que lo principal se queda a un lado…
Lo principal no es igual para todos, cada uno tiene lo suyo pero aun así todos en algún momento lo dejamos de lado. Caminamos por la vida ansiando cosas que no tenemos y en cada oportunidad que surge de cargarnos de todo eso, hacemos como la mujer de la historia, dejamos a un lado lo principal y nos obsesionamos con tener más y más.
La ambición te moviliza, te lleva a cumplir objetivos, a superarte y a seguir avanzando día tras día, pero la avaricia…la avaricia no, la avaricia irrumpe en tu vida con el objetivo de focalizar toda tu atención en lo que no tienes, sufrir por lo que anhelas e impide disfrutar de todo lo que si tienes.
Viviendo en un mundo en el que el dinero es el que da valor a las cosas y en el que lo material prima por encima de lo emocional, es difícil no tener momentos en los que olvidamos lo principal pero realmente es cuestión de pararnos un instante y pensar ¿Qué es para mí lo principal? Te invito a que no midas tu riqueza por el dinero que tienes, mídela por aquellas cosas que no cambiarías por dinero, el conjunto de todas esas cosas, es lo principal.

Aquello que de lo que no podríamos desprendernos, aquello que verdaderamente nos importa, aquello sin lo que no nos imaginamos vivir, aquello que sentimos como imprescindible, aquello que no tiene precio pero tiene valor, aquello que nos brinda la oportunidad de sentirnos bien a cambio de nada, aquello que concebimos como impagable, aquello que nos apoya, que nos entiende, que nos acompaña…en definitiva, aquello que nos quiere sin condiciones.

Si al pensar sobre esto se te ocurre qué puede ser lo principal para ti, entonces atiéndelo, demuestra qué es primordial para ti y que aunque haya muchas otras cosas que te inquietan sabes bien qué es lo principal y no vas a dejarlo a un lado. No esperes a que se cierre la puerta, no esperes a que haya pasado demasiado tiempo desatendido, dale el valor que tiene para ti y házselo saber. Recuerda, lo que no se dice no se oye, no esperes a que se imagine cuanto de importante es para ti, díselo tú y así no tendrá dudas.

Atendamos a lo principal, procuremos que no quede a un lado, si tiene valor para nosotros entonces démosle la grandeza que se merece. Entendamos que si lo principal es aquello que no cambiaríamos por nada, no hay nada que pueda restarle importancia. Recuerda: ¡No olvides lo principal!

No digo que sea fácil, digo que podemos intentarlo.

A mi familia, pareja y amigos que, para mí, son todo lo principal.
Laura Plaza Sacarrera

4 Comments

  1. Muchas gracias Laura por hacernos una vez más pararnos a reflexionar y preguntarnos si estamos prestando suficiente atención a lo que realmente nos importa. Me encanta leerte siempre.

    Reply
    • Gloria,muy agradecida por tus palabras. Un abrazo

      Reply
  2. Como siempre: Gracias.
    Gracias por recordarnos algo tan esencial pero que por desgracia, nunca respetamos, gracias por ser tan generosa y compartir estas reflexiones con los demás, gracias por transmitir tanto y tan bien.

    Reply
    • Gracias a ti por tu capacidad de reflexión y ganas de aprender. Un abrazo

      Reply

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *