¿QUÉ ES LA MEDIACIÓN? UNA ALTERNATIVA A LA RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS

MediacionEl servicio de mediación es todavía un servicio que, en su mayoría, se desconoce. Hoy quiero contaros es en qué consiste la mediación, qué beneficios tiene y cuando recurrir a él.
Cómo ya comenté en un blog anterior  los conflictos son habituales en todos los contextos y en todas las relaciones y aunque pueden ser resueltos aportándonos grandes beneficios, no siempre es fácil encontrar la solución más adecuada. Frecuentemente, cuando nos encontramos ante un conflicto recurrimos a procedimientos judiciales para resolverlos, precisamente la mediación surge como una forma alternativa de solución. En muchos casos, las causas del conflicto se deben a una mala comunicación y sus consiguientes malentendidos, por ello, en mediación, la relación entre las partes es importante, se cuida y se atiende para que al finalizar el proceso salga fortalecida.
La mediación es un proceso de comunicación que favorece la consecución de acuerdos satisfactorios para ambas partes a partir de la intervención del mediador. El mediador es un profesional neutral y cualificado que favorece la comunicación y el acercamiento entre posturas y orienta hacia el buen manejo del conflicto a partir de pautas de actuación. Resulta fundamental tener presente que el acuerdo al que se llega en un proceso de mediación tiene la misma validez judicial que una sentencia.
Su principal ventaja es que es una buena oportunidad de resolver los conflictos de una forma rápida y económica. Por otro lado, la mediación busca soluciones y mejora las relaciones puesto que las dos partes ganan. En un proceso de mediación, las personas que participan llegan por ellas mismas a establecer un acuerdo satisfactorio para ambas partes, el mediador les ofrece indicaciones y técnicas de resolución pero son los participantes lo que proponen alternativas y llegan a un común acuerdo.
Otras de las ventajas que se suman al proceso de mediación es, por un lado, que ofrece un planteamiento muy razonable, el acuerdo no puede lograrse si ambas partes no están conformes. Por otro lado, la mediación permite la posibilidad de que el acuerdo se diseñe a la medida de la situación particular de cada persona, es decir, no se rige como una ley que no contempla circunstancias particulares, en mediación, las partes dictan como quieren su acuerdo ajustándolo a sus necesidades. Por ejemplo, en un caso de separación por medio judicial, el juez dictará según la ley cuál es la cuantía que tiene que aportar el progenitor para la manutención de los hijos, en un proceso de mediación es la pareja la que decide cuál es esa cuantía en función de las posibilidades económicas y personales de cada caso, siempre que se cumpla con unos parámetros obligatorios. Finalmente, como ya he indicado, en caso de llegar a un acuerdo satisfactorio para ambas partes, podrán elevarlo a escritura pública, es decir, podrán firmarlo ante notario y presentarlo ante el juez, el cual lo tomará con la misma validez que una sentencia judicial. Resulta fundamentar conocer las ventajas de este acuerdo puesto que a diferencia de una sentencia judicial habitual, en caso de incumplir una de las partes el acuerdo conciliado en el proceso de mediación, la otra parte podrá reclamar ante el juez y se dictará sentencia sin necesidad de juicios.
Es importante conocer que la mediación se rige por una serie de principios:
Voluntariedad: La participación implica compromiso pero no están obligados a llegar a un acuerdo.
Imparcialidad: No se actúa en beneficio o perjuicio de nadie.
Neutralidad: El mediador favorece la comunicación y son las partes las que llegan a un acuerdo por sí mismas.
Confidencialidad: La información manejada en las sesiones será confidencial.
Flexibilidad: El proceso se adapta a las necesidades propias de cada caso.
Autodeterminación de las partes: Ayuda a las partes a hallar alternativas de solución y alcanzar un acuerdo que satisfaga todas las partes.
En definitiva, los procesos judiciales como medio para resolver conflictos destruyen las relaciones, asimismo, son procesos costosos y lentos que no siempre ofrecen soluciones percibidas como “justas” para ambas partes. Frecuentemente se dan situaciones en las que después de pasar el lento y costoso proceso judicial la sentencia no resulta adecuada para ninguna de las partes, el tiempo ya se ha perdido, el dinero ya se ha invertido y la relación ya se ha deteriorado. El servicio de mediación surge como una alternativa en la que ahorrar tiempo y costes pero su principal ventaja es la posibilidad de adaptar los acuerdos a las necesidades particulares de cada caso, además del valor judicial que aporta como sentencia, evitando juicios en caso de incumplimiento. Consiste en una forma alternativa de resolución de conflictos que aporta grandes ventajas frente a los procesos judiciales tradicionales, solamente tenemos que estar bien informados y conocer otras opciones de solución para nuestros conflictos.

 

Laura Plaza Sacarrera

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *