¿QUÉ JUEGOS Y QUÉ JUGUETES?

Juego y juguetes

Nos estamos acercando a la Navidad y con ella llegan Papa Noel y los Reyes Magos cargados de juguetes, por ello, hoy quiero dedicar este espacio a hablar de la importancia del juego y los juguetes.

El juego resulta fundamental en la vida de los niños, cumple una función de desarrollo físico y psicológico en los pequeños. La forma de juego no es estática, evoluciona en función de la edad, según Piaget esta es la secuencia que presentan:

  •  Estadio sensioromotor: de 0 a 2 años predomina el juego funcional o de ejercicio.
  •  Estadio preoperacional: entre los 2 y 6 años predomina el juego simbólico.
  •  Estadio de las operaciones concretas: de 6 a 12 años predomina el juego de reglas.

De forma simultánea a estos tipos de juego aparece entorno al primer año el juego de construcción.
La aparición de nuevas formas de juego no elimina las anteriores sino que se perfecciona y suele servir para el nuevo juego. La secuencia de tipos de juegos es igual para todos los niños, pero la edad varía de unos a otros.
Las herramientas fundamentales para llevar a cabo el juego son los juguetes, por ello, es importante tener en cuenta que a través de los juguetes con los que juegan nuestros hijos estamos trasmitiendo una serie de valores, por lo que es importante evitar juegos que promuevan la violencia, el racismo u otro tipo de estereotipos negativos. Para conseguir un adecuado uso de los juguetes en nuestros hijos tenemos que atender a algunos aspectos:
– El juguete más educativo es aquel que promueve la interacción de un niño y un adulto.
– Un buen juguete no tiene por qué ser moderno o costoso: los niños no se traumatizan por no tener el último muñeco de moda o ese videojuego del que todo el mundo habla.
– Cuidado con los anuncios publicitarios: opta por juguetes asequibles, seguros y acordes con el grado de desarrollo del niño.
– Los juegos que invitan a jugar al aire libre, además de darles la posibilidad de interactuar con otros niños de su edad, contribuyen a que realicen ejercicio mientras se divierten.
– Una mascota no es un juguete: requiere de una exigencia en el tiempo al que un niño no es capaz de comprometerse.

En definitiva, atendamos a la elección de los juguetes de nuestros hijos con cuidado y teniendo en cuenta su periodo evolutivo, recordando que a través del juego aprenden y debemos ser cuidadosos en lo que queremos enseñarles. Y fundamentalmente, no olvidarnos de la importancia de compartir el juego con ellos, procuremos que siempre haya un juguete que nos dé la oportunidad de interaccionar en familia.
Laura Plaza Sacarrera

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *