!QUIERO CONOCER MIS DERECHOS!

QUIERO CONOCER MIS DERECHOS¿Alguna vez te has preguntado cuáles son tus derechos? Hoy quiero dar a conocer los derechos básicos que todas las personas tenemos por el hecho de serlo y que frecuentemente se desconocen.
Acostumbramos a escuchar cuales son nuestras obligaciones, qué compromisos debemos cumplir y qué responsabilidades nos corresponden, sin embargo, no es tan habitual que nos recuerden qué derechos tenemos y qué beneficios nos aportan. Pues bien, en primer lugar, nos corresponde el derecho a ser nuestro propio juez, este es el derecho más importante y del que se derivan todos los demás. Es el derecho a tener tus propias opiniones y creencias, a evaluar tus sentimientos y tu conducta, y aceptarlos como válidos si así te lo parecen, aunque otros no estén de acuerdo.
Uno de los derechos que surge a partir de este es el derecho a elegir si nos hacemos o no responsables de los problemas de los demás. Es importante ser capaz de anteponer nuestros intereses a los de los demás, al menos en ocasiones, y no sentirnos culpables por ello.
Muy importante también, nuestro derecho a elegir si queremos o no dar explicaciones, si partimos de la idea de que tú eres tu propio juez, no tienes por qué sentirte obligado a dar explicaciones para que los demás decidan si es correcto o no. No tenemos que convencer a nadie de nada.
El gran desconocido es el derecho a cometer errores, acostumbramos a quitarle importancia, negarlo o dar muchas explicaciones para justificarlo y, sin embargo, el hecho de reconocer los fallos, viviéndolos como algo normal y sin sentirnos culpables nos hará sentir mucho mejor y es un derecho que nos pertenece. Todo el mundo comete errores, nosotros también.
El más abandonado es nuestro derecho a decir “no lo sé”, frecuentemente asumimos que debemos saber todo de lo que nos hablan y nos sentimos avergonzados ante la situación de decir que no sabemos algo. Es imposible saberlo todo y no necesitamos tener respuestas a todas las preguntas para sentirnos válidos.
Muy desatendido pero de vital importancia es nuestro derecho a cambiar de opinión, aunque a veces nos cueste recordarlo las cosas no son todo o nada, existen muchos factores y perspectivas que tener en cuenta, por ello, cambiar de opinión es algo saludable y normal.
Un derecho fundamental que deberíamos concedernos es el de no necesitar la aprobación de los demás. Recordemos que intentar agradar a todos es imposible e incluso contraproducente. Si creemos que para relacionarnos adecuadamente con una persona tenemos que contar con su a aprobación y simpatía, nos arriesgamos a ser manipulados por la necesidad de aprobación.
Por último, el derecho soberano para proteger nuestra autoestima, el derecho a no intentar alcanzar la perfección. Si nuestras expectativas son realistas, no esperamos ser perfectos, ya que, los humanos estamos llenos de limitaciones. Dejemos a un lado la tiranía de los deberías y permitámonos disfrutar del derecho a ser como somos y llegar a ser la mejor versión de nosotros mismos, no perfectos, no impecables, solamente nosotros mismos.
Resulta fundamental atender al hecho de que todos estos derechos nos pertenecen por ser personas y recordar que estos derechos son tan válidos para nosotros cómo para los demás. No olvidemos respetar los derechos ajenos como nos gusta que respeten los nuestros. Ten presente que estos derechos consisten en ser tu propio juez, trazar tus propias metas y no dejarte manipular por los demás. Pero ejercerlos no impide que tengas en cuenta las opiniones ajenas, des explicaciones cuando te parezca adecuado, y procures ser amable, hacer las cosas bien y gustar a los demás, siempre que no te impida ser fiel a ti mismo.

Recuerda: ponte de acuerdo contigo mismo para decidir quién eres; elige tú mismo tu escala de valores y tus propias metas, basadas siempre en tus deseos y preferencias; libérate de la tiranía de los deberías; aprende a rechazar peticiones sin sentirte culpable. Deja a un lado las creencias irracionales que te frenen, te impidan vivir, hacer o sentir como tú quieres. Estos son tus derechos y te pertenecen, no permitas que se escapen a tu potestad, eres dueño de tu vida y de tus decisiones, solo queda que no lo olvides.

No digo que sea fácil, digo que podemos intentarlo.

Laura Plaza Sacarrera

7 Comments

  1. Muy bueno para reflexionar . Muchas gracias Laura.

    Reply
  2. Nunca me había parado a pensarlo, pero lo veo muy acertado.
    Muchas gracias ?

    Reply
    • Me alegro Marisa, gracias a ti por leerlo. Te mando un saludo.

      Reply
  3. Me ha sorprendido este nuevo post, muy diferente a los anteriores pero tan brillante como siembre. Gracias!

    Reply
    • Muchas gracias por vuestra capacidad de reflexión y reconocimiento. Un abrazo

      Reply
  4. Totalmente de acuerdo con Marina. Es genial poderte leer, me guardo todos tus consejos para interntar mejorar y me ayuda a ser más feliz. Muchas gracias.

    Reply
  5. Me encanta como escribes Laura, me encanta todo lo que nos cuentas y lo que transmites, cada semana me sorprendes. Fantástico blog que me ha permitido aprender y saber más. Gracias.

    Reply

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *