VUELTA A LA RUTINA

Despertador El verano ha terminado y toca volver a reincorporarse al trabajo, los madrugones, los atascos, las prisas…nos faltan horas, 24 no son suficientes.

Durante todo el año pensamos en las vacaciones, dónde podemos ir, con quién, qué haremos durante esos días… Normalmente planeamos las vacaciones con mucho tiempo y eso nos ayuda a superar los días que nos quedan de trabajo.

Durante las vacaciones nos sentimos libres, desconectamos de la rutina, de los problemas y nos centramos en disfrutar y hacer lo que más nos gusta.

El problema viene cuando ya hemos disfrutado de nuestras tan merecidas vacaciones y tenemos que volver a la realidad. De repente nos sentimos tristes, con poca energía, experimentamos una sensación de malestar generalizado y todo se nos hace muy cuesta arriba.

Todo esto que estamos sufriendo tiene un nombre, depresión postvacacional o síndrome postvacacional. Tal y como hemos dicho, los síntomas más comunes son la apatía o desánimo, tristeza, falta de motivación…

El síndrome postvacacional es un problema de adaptación al cambio, por lo que no es de larga duración.

El sentimiento de malestar varía de una persona a otra, ya que los factores interpersonales tienen un gran peso. En primer lugar hay que tener en cuenta el tiempo que pasamos de vacaciones, es decir, el tiempo en el que hemos estado desconectados de la rutina, el trabajo… Cuanto más tiempo hayamos estado desconectado de la realidad, más difícil se hace la vuelta.

En segundo lugar, la forma en que cada persona evalúa y afronta los problemas, así como la situación personal que esté viviendo en ese momento.

Consejos para que la vuelta a la rutina sea más fácil:

  • Lo ideal es volver unos días antes para ir tomando poco a poco contacto con la realidad. Si volvemos de vacaciones justo el día antes de empezar a trabajar, la reincorporación va a ser muy brusca.
  • Planear una escapada breve; si volvemos de vacaciones pensando y organizando unos días de descanso, esto nos facilitará la vuelta.
  • No hay que olvidar las actividades de ocio, y es importante incorporarlas a la rutina. Hay que sacar un poco de tiempo para hacer lo que nos gusta.
  • Buscar el lado positivo de volver a la rutina, a primera vista puede parecer difícil, pero el hecho de estar otra vez en casa nos permite ver a los amigos, compañeros de trabajo…
  • Al sentirnos con el ánimo más bajo, es importante compensarlo con una dieta equilibrada, así como descansando las horas suficientes y haciendo ejercicio para liberar el estrés.
  • La vuelta a la rutina también es un nuevo comienzo, por lo que hay que marcarse nuevas metas, que nos ayudarán a sentirnos motivados y realistas. Es importante que nos marquemos metas realistas.
  • Lo importante es nuestro bienestar, por lo que si algo no nos gusta tenemos que intentar cambiarlo.

Claudia Huelves Pérez

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *